El asesoramiento legal en formato electrónico

By / In BLOG, SERVICIOS / 0 Comments

Como cualquier abogado también los abogados de familia en Madrid utilizan páginas web propias. Legados a este punto hay que tener en cuenta que la regulación que hay sobre las cookies están recogidas en la Ley de servicios de la sociedad de la información. Ya que estos son prestadores de servicios estos podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en los aparatos destinatarios, pero sólo a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento y después de que se les haya dado una información clara y completa sobre su utilización y en particular sobre el tratamiento de los datos, dispuesto en la ley de protección.

El ejercicio de los abogados en Madrid trae nuevas realidades que afectan al régimen de protección de datos en el sentido del uso de las paginas web y sus cookies. Por otra parte sobre la utilización de las redes sociales y los servicios en la nube debe evitarse cualquier tratamiento de datos relacionado con el ejercicio en concreto con las relaciones con los clientes y en el segundo lugar es importante que los servicios que se ofrezcan se rijan de acuerdo con la normativa.

Como es bien sabido los servicios de la nube son un modelo de prestación de servicios tecnológicos que usan muchos de los abogados en Madrid y que permite el acceso bajo demanda de un conjunto de recursos compartidos y configurables que pueden ser rápidamente asignados y liberados con una mínima gestión por parte del proveedor de servicios.

Por tanto es necesario así como la hacen algunos abogados de familia en Madrid alertar sobre la inconveniencia de utilizar sistemas de comunicación o intercambio de ficheros que impliquen tratamientos de datos conectados con el ejercicio profesional de los abogados en Madrid y que no tengan las medidas de seguridad exigidas por la ley y sus reglamentos, y mucho menos al tratarse de datos que exijan la adopción de altas medidas de seguridad, entre las que se encuentra la obligación de blindar los datos cuando se transmitan por medio de redes inalámbricas o de comunicaciones electrónicas publicas.